Obama en Cuba: amigo o enemigo

Hay una grande diferencia entre los reacciones entusiastas  de la prensa occidental y los de la prensa  cínica cubana y latinoamericana sobre la visita del presidente Obama a Cuba y Venezuela. Según los medios occidentales la visita de Obama es el comienzo de la marcha triunfal de la libertad y el fin de la dictadura castrista. El pueblo cubano daría bienvenido a Obama si fuera un liberador, esperando que la prosperidad norteamericana llegaría dentro su alcance.

Los EE.UU han tratado desde la revolución exitosa (1956-1959) de voltear al gobierno de Cuba con medios económicos, militares, terroristas y políticos. Al mismo tiempo se ha desencadenado por los norteamericanos una lucha publicitaria para representar Cuba como una dictadura brutal en que los habitantes sufren bajo opresión, pobreza y un sistema económico estalinista. En Cuba los derechos humanos se violaría a gran escala, especialmente los derechos políticos: libertad de expresión de opinión y el derecho de voto.

Para defender el gobierno de Cuba contra las acusaciones norteamericanas se puede argumentar que no hay nadie que sufre de hambre como gran partes en el mundo y en los EE.UU y el índice de mortali­dad de bebés, un índice para la sanidad pública, es 5 por 1000, por los EE.UU 6 por 1000. La sanidad y la protección contra el hambre también son importantes derechos humanos. Es un cumplimiento enorme del gobierno Cubano de garantizar eso derechos a pesar del bloqueo desde 1959 y a pesar de la agresión militar yanqui y la grande cantidad de atentados terroristas organizados por los EE.UU (CIA) junto con el mundo criminal cubano exiliado.

Se puede también argumentar que los EE.UU es el último para criticar otro estados al respecto de la violación de los derechos humanos. Mira Guantánamo, donde han estado detenidos sospechosos, secuestrados en cualquier país, mucho años sin proceso y condena. Mira las torturas de sospe­chosos instigado por el gobierno estadounidense en las prisiones secretas fuera los EE.UU para evadir las leyes propios, ejecutadas por policías de otro países. Mira las matanzas con drones de gentes en todo el mundo que han considerados como amenazas de los EE.UU, en qué un múltiples de civiles suelen morir. Y mira el porcentaje de los prisioneros negros (40%), mientras el porcentaje de la población negra suma un 13%. (*) Y sin olvidar la violación de derechos humanos en cuadre de ayuda en poder las dictaduras en países que son importantes para los EE.UU  por sus materiales básicos y por razones de estrategia militar.

La representación de la visita de Obama a Cuba por nuestra prensa (norteamericana y europea) corresponde a la imagen que el gobierno de EE.UU difunden por sus portavoces y por las conferen­-cias y discursos del presidente: el estado pacificador por excelencia, conservador de los derechos humanos, el estado que lleva a cabo prosperidad para los pobres gracias al sistema del  libre mer-cado. Por difundir, sin algun espíritu crítico, el evangelio de Obama, nuestra prensa no solo engaña a la población norteamericana y europea, pero también a aquellos cubanos que pensaran, a pesar de los hechos que demuestran los numerosos violencias de derechos humanos por los EE.UU, que todo es mejor con los yanquis.

(*) En los Países Bajos el porcentaje de prisioneros inmigrantes suma 63%, mientras que el porcentaje de inmigrantes en la población entera suma un 12%.